Llá­¥nos Ahora
1-888-348-7352

¡Baja de peso comiendo de todo!

Con nuestra ayuda puedes bajar de peso aunque tengas un "metabolismo lento", hipotiroidismo o diabetes.

EL LIBRO

El Poder del Metabolismo

El Metabolismo

 

 

Diabetes / Hipoglucemia

 

Tanto la diabetes como la hipoglucemia† tienen una relación directa con el metabolismo deficiente.

Hay dos tipos de diabetes. La diabetes tipo II es la más común ya que aproximadamente el 90% de los diabéticos son diabéticos tipo II. Es una condición de diabetes que empieza cuando ya la persona es adulta. La diabetes tipo I es una diabetes hereditaria, que es mucho menos común, donde la persona nace con un órgano páncreas que simplemente no produce ninguna insulina. Por eso el diabético tipo I tiene que inyectarse insulina 3 o 4 veces al día por toda su vida. 

La condición de diabetes es una condición en la que el cuerpo mantiene unos niveles de glucosa (azúcar de la sangre) demasiado altos y esto de por si afecta la salud y el metabolismo de la persona. Los niveles de glucosa se miden en miligramos por decilitro (mg/dl). Es una medida que usan los laboratorios para saber si una persona padece de diabetes. Los niveles normales son de 75 a 125 mg/dl dependiendo de lo que uno comió y cuándo lo comió. En los diabéticos los niveles se mantienen por encima de 130 mg/dl y en algunos casos pueden llegar a 500 mg/dl y la persona quedar inconsciente por el exceso de glucosa.

La Asociación Americana de Diabetes estimó hace un par de años que hay unos 14 millones de diabéticos en los Estados Unidos o un 6.2% de la población que padece de esta condición. Las estadísticas son claras, el problema crece a paso acelerado y las autoridades médicas y de salud del país realmente no saben qué hacer para parar esta condición.

No existe ninguna parte de la población que esté más enferma que los diabéticos. Los diabéticos son el sector de la población que más ataques al corazón sufre, los que más pierden su visión por la diabetes, los que más pierden sus riñones y tienen que utilizar diálisis (sistema mecánico para limpiar la sangre) y además de eso, por lo menos el 85% de los diabéticos o están sobrepeso o están obesos. Para colmo los hombres diabéticos en muchos casos se quedan impotentes sexualmente. En fin, los diabéticos son las personas menos saludables de nuestra población.

Los científicos constantemente llenan las primeras planas de los periódicos con sus “descubrimientos” de supuestos genes diabéticos y tratan de culpar al factor hereditario.  Según sus teorías la culpa siempre parece ser del cuerpo humano que de alguna forma está defectuoso y por eso está diabético. Da la impresión de que la persona dueña del cuerpo es una pobre “víctima” que nada tiene que ver con el asunto de que su cuerpo sea diabético.

Bueno, mi experiencia con los diabéticos en el proceso de ayudarles a adelgazar y recuperar su metabolismo ha sido una muy reveladora. He trabajado con más de 2,000 personas diabéticas y he visto resultados impresionantes no sólo en lograr que bajen de peso sino en ver cómo han podido controlar su condición de diabetes.

Para ayudar a los diabéticos la única información que me fue útil a través de los años fue la información publicada por el Doctor Richard Bernstein en su libro “Diabetes Solution”.  Recomendaría que cualquier persona diabética lea este libro para que de una vez y por todas entienda su condición y pueda controlarla. Me da horror pensar en los consejos que algunos “expertos” en nutrición le han estado dando a los pacientes diabéticos. Son recomendaciones como “has una merienda cada 2-3 horas para que la azúcar de la sangre se estabilice”.

Mi experiencia es que la condición de diabetes se reduce a una inhabilidad del cuerpo de procesar los carbohidratos refinados. O sea, el cuerpo de un diabético tiene severos problemas cuando le alimentamos con pan, harina, dulce, chocolates, arroz, papa, fruta, dulce, etc.  Si el diabético utiliza frutas dulces como pasas, guineo o mangó también tendrá problemas. Si le alimentamos con carbohidratos naturales (vegetales, ensaladas) no hay problemas. Pero, los carbohidratos refinados son mortales para los diabéticos.

Estoy acostumbrado a ver que cualquier persona con diabetes que se adapta a una dieta baja en carbohidratos refinados de inmediato empieza a bajar de peso y a controlar su diabetes. O sea, una dieta tipo mediterráneo como decir carnes, quesos y ensaladas al diabético le viene de maravilla. He visto a diabéticos, que antes se inyectaban 60 unidades diarias de insulina, bajar sus necesidades de insulina a tal punto que ya no se tienen que inyectar y pueden controlar su azúcar en la sangre con sólo un medicamento para control de glucosa. Basta con que reduzcan los carbohidratos refinados y sus niveles de azúcar en la sangre se empiezan a normalizar. Debido a esto sus doctores se ven obligados a reducirles el medicamento. Los he visto llegar con grandes pedazos de piel oscura y muerta en sus pies y he visto cómo esa piel se regenera y se vuelve a poner de un color rosado y saludable cuando controlan los carbohidratos refinados.

Una de mis experiencias más interesantes la tuve con un médico diabético que fue a buscar nuestra ayuda a Natural Slim™. Este médico es una de las personas más organizadas que jamás conocí. Se medía la glucosa de la sangre varias veces al día y llevaba una agenda detallada anotando todo lo que comía y qué efecto ello tenía en su glucosa. Empezó a bajar de peso de forma muy notable y tuvo que reducir a menos de la mitad sus medicamentos para control de la glucosa. Cuando rompía la dieta y se daba alguna “hartera” de pan o carbohidratos refinados también lo anotaba y observaba cómo su glucosa subía nuevamente a los niveles de peligro. En fin, mi amigo el médico descubrió lo mismo que yo, que la diabetes era totalmente controlable si lograba controlar su consumo de carbohidratos refinados.

En mi experiencia nadie experimenta una mejoría más notable que los diabéticos cuando controlan su consumo de carbohidratos refinados. Sea un diabético tipo II o un diabético tipo I la clave es reducir a un mínimo los carbohidratos refinados. Precisamente, la recomendación del doctor Richard Bernstein en su libro es controlar el consumo de carbohidratos refinados. Cuando se reducen los carbohidratos refinados en todos los casos la diabetes se controla, la presión arterial baja, se reducen los triglicéridos† y se reduce también el colesterol† malo (LDL). Nunca he logrado entender por qué no le explican esto tan simple a los diabéticos. El control de la diabetes está totalmente basado en controlar el consumo de carbohidratos refinados (pan, harina, dulce, chocolates, arroz, papa, etc.). A veces he llegado a pensar que hay empresas o “intereses creados” que no desean que la diabetes se controle para poder seguir ganando mucho dinero de la venta de los medicamentos y tratamientos que se hacen necesarios para los diabéticos. La solución es tan simple como controlar los carbohidratos refinados. Sin embargo, engañan a los diabéticos con una extensa variedad de productos “sugar-free” (libres de azúcar) que en realidad son altos en carbohidratos refinados (harina de trigo, miel, etc.).

He asistido a las ferias de la Asociación de Diabetes y observado cómo recomiendan a los diabéticos unos productos dulces, “sin azúcar”, sin explicarles que TODOS los carbohidratos se convierten en azúcar (glucosa) al entrar al sistema digestivo. Bajo esta falsa idea de que los productos “sugar-free” (sin azúcar) no les afectan, les venden galletitas, bizcochos y dulces que a los pocos minutos de comerlos les han descontrolado los niveles de glucosa en el cuerpo. De verdad que la ignorancia es algo peligroso. La ignorancia mata.

La diabetes se distingue por tener niveles demasiado altos de glucosa y la hipoglucemia como niveles demasiado bajos de glucosa. Parecen condiciones contrarias pero no lo son. Están relacionadas y hay que saber que la hipoglucemia eventualmente se convertirá en una condición de diabetes si la persona no cambia su nutrición y su estilo de vida.

En realidad la hipoglucemia es una intolerancia a los carbohidratos refinados. La hipoglucemia es el inicio de un problema donde el cuerpo empieza a dar la voz de alarma de que no desea los carbohidratos refinados. La diabetes ya es la etapa final del problema porque ya se convierte en una inhabilidad para utilizar los carbohidratos refinados. Podríamos decir que la hipoglucemia es como una “protesta” o “huelga laboral” y la diabetes ya representa a una empresa fracasada que cerró sus operaciones porque no pudo seguir operando.

La persona que padece de hipoglucemia está en la ventajosa condición de poder evitar una diabetes. Pero para hacerlo, tiene que dejar de forzar a su cuerpo a digerir los carbohidratos refinados que no desea.               

La secuencia de una hipoglucemia (bajón de azúcar) es así: la persona se da una “hartera” de carbohidratos refinados o de carbohidratos dulces que su cuerpo no tolera bien. Los carbohidratos refinados se convierten en un exceso de glucosa y su cuerpo reacciona produciendo demasiada de la hormona insulina con el propósito de reducir la glucosa que se aumentó en la sangre. La producción de insulina de una persona hipoglucémica es algo exagerada y se produce demasiada insulina para contrarrestar el exceso de glucosa lo cual causa el “bajón de azúcar” que llamamos hipoglucemia. Para empezar, si la persona no hubiera abusado en exceso de los carbohidratos refinados nunca se hubiera producido el exceso de insulina que causa el “bajón de azúcar”. En fin, la persona que desea dejar de ser hipoglucémico solamente tiene que dejar de utilizar en exceso los carbohidratos refinados y verá su hipoglucemia desaparecer para siempre.

Hay algo con las explicaciones demasiado sencillas. La gente tiende a pensar que la solución a un problema debe siempre ser algún factor muy complejo. Si la solución le parece demasiado simple muchas veces la persona no la puede aceptar. Sin embargo, la solución a la hipoglucemia es simple, es el control de carbohidratos refinados. Y más vale que este asunto de la hipoglucemia se controle porque de no hacerlo se terminará con una diabetes.

Aun más, cuando el metabolismo se pone lento el cuerpo se llena de grasa. La grasa produce dos compuestos ("resistin" y "tumor necrosis factor alpha") que interfieren con la insulina y esto hace que la insulina se vuelva inefectiva. El exceso de grasa en el cuerpo de un diabético logra que su insulina no pueda extraer la glucosa de la sangre con efectividad y empieza lo que llaman una “resistencia a la insulina”, donde el cuerpo del diabético se resiste a los efectos de su propia insulina y la glucosa continúa aumentando su nivel en la sangre. En fin, la diabetes se agrava según aumenta la grasa en el cuerpo.

La buena noticia es que la diabetes se puede controlar y la hipoglucemia se puede eliminar totalmente si se controlan los carbohidratos refinados. 


Orientación GRATIS

Complete la siguiente forma corta y permita que uno de nuestros especialistas se comunique con usted y le brinde más información. ¡Gracias!

Nombre
Email
Tel馯no
Lenguaje de Preferencia?
Español Ingles